lunes, 9 de enero de 2017

Excursión al Monte Reina Sofía

En la tarde del domingo 8 de enero, varios compañeros del Sarmiento bajamos a la BAE Juan Carlos I y tras saludar y recibir autorización por parte del Jefe de Base nos pusimos en camino con idea de hacer cumbre en el Monte Reina Sofía, de 275 metros de altura y situado justo detrás de la Base. El día estaba dudoso pues había bastantes nubes bajas y a ratos nevaba. 
A los pocos metros ya ganamos altura y volviendo la vista atrás podemos ver una panorámica completa de la Base con el barco al fondo. La Base está en pleno proceso de remodelación y ampliación. 

Cuando esté terminada el cambio va a ser como de la noche al día. Las instalaciones actuales son muy precarias. La Base se abrió en 1988 y está conformada principalmente por contenedores de transporte acondicionados para laboratorios, comedor, dormitorios, generación eléctrica, etc. En las instalaciones nuevas en un gran edificio modular en forma de X se concentra toda la parte de habilitación; es decir, cocina, comedor, dormitorios, lavandería, sala de estar, gimnasio, etc; mientras que en otros módulos independientes se ubicarán la generación de energía, los laboratorios, la nautica, etc. En la foto se distinguen claramente las instalaciones nuevas (edificios de color rojo) de las viejas (contenedores azules, blancos y grises principalmente).



En el siguiente enlace se puede ver un vídeo de animación sobre la nueva Base. Espero que funcione...




Continuamos nuestro camino ladera arriba. Las vistas sobre la Bahía Sur se amplían y alcanzamos a ver el glaciar Johnson. Mientras camino voy atento a su pared de hielo pues por la mañana desde el portillo de mi camarote vi un par de derrubamientos y me gustaría ver más. Es un espectáculo y si se escucha el sonido aún más.






El ascenso es cada vez dificil porque la ropa de frío dificulta los movimientos y porque la nieve que cada vez es más profunda es blanda y nos hace enterrar hasta las rodillas con cada paso. 
Al cabo de media hora alcanzamos un collado desde donde podemos intuir las montañas que hay más allá. Digo intuir porque las nubes nos las tapan casi todo el tiempo. Livingston en una isla muy montañosa que alcanza los 1700 metros en su punto más elevado. 



Y tras casi una hora de ascenso alcanzamos la cima y con suerte porque  justo cuando llegamos arriba se abrío un claro entre las nubes que nos permitió durante unos minutos disfrutar de bonitas vistas y hacer las fotos de rigor. El descenso fue mucho más cómodo y rápido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada